Páginas vistas en total

martes, 26 de julio de 2011

LA PRISIONERA DE ROMA

   
   Descendiente de Cleopatra, señora de Palmira, reina de Egipto,
vencedora del Imperio persa y emperatriz de Oriente.

Sólo Zenobia podía atreverse a desafiar al Imperio romano.

 Esta nueva novela narra la historia de una mujer que logró dirigir uno de los mayores imperios de la Historia.

La historia se sitúa en el año 267, en el que una joven llamada Zenobia se transformó en la soberana de la ciudad de Palmira. Esta ciudad está situada en medio del desierto, en la provincia de Siria. Como consecuencia del asesinato de su marido, Zenobia transformó Palmira en el centro de un reino que dominaba todas las tierras situadas entre el mar Mediterráneo y Mesopotamia.

En un periodo de cinco años, la ciudad de Palmira se convirtió en un gran reino que consiguió desprenderse del Imperio Romano, reinó sobre Asia occidental, mantuvo controlado al Imperio Persa y conquistó Egipto, llegando a ser comparada con Cleopatra.

Pero el esplendor de Palmira duró poco. En el año 272, poco después de que la ciudad gobernada por Zenobia se independizara del Imperio Romano, el emperador romano Aureliano se enfrentó al ejército de la ciudad. Una vez derrotado el ejército de la ciudad de Palmira y presa su soberana, el Imperio Romano recuperó el esplendor perdido y resistirá unos siglos más, para terminar con una lenta agonía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario