Páginas vistas en total

domingo, 24 de abril de 2011

El Libro De Jade

Caleb es un hombre atormentado. Un vanirio, un ser inmortal creado por los dioses escandinavos para proteger a los humanos de aquellos que no han sabido resistirse a la sangre y al poder. Ahora ha llegado a Barcelona para dar con la extraña organización que está secuestrando y asesinando a todos aquellos que son como él. Busca venganza y no dudará en llevarse a Eileen Ernepo, la hija del científico loco que está experimentando con los cuerpos de sus amigos. Ella será la respuesta a toda aquella red de sangre e injustificada violencia hacia los suyos. Eileen tendrá que pagar. Sin embargo nunca imaginó que la joven se convertiría en su perdición.
Eileen vivía su vida dentro de una apacible normalidad. Trabajaba en la empresa familiar como Relaciones Públicas, tenía un buen sueldo y quería con locura a su huskie y a los dos únicos amigos que mantenía desde la infancia. Además se acababa de licenciar en Pedagogía y le habían ofrecido un excelente trabajo en Londres en un proyecto de educación. Aquella era la oportunidad perfecta para huir de las garras de su padre, Mikhail, un hombre que no la quería y que la culpaba de la muerte de su madre Elena. Huiría de él por fin. Lo que no podía imaginar era que aquella misma noche un hombre iracundo y terriblemente atractivo la secuestraría y la introduciría a la fuerza en un mundo lleno de mitología, magia, clanes, sangre y colmillos.

DEL ODIO AL AMOR NO HAY MÁS QUE UN MORDISCO.



Un buen día, mi amiga Oculta, me dejó este libro, perteneciente a la Saga Vanir. El Libro de Jade. Y me dijo "cuidado, es adictivo". Pensé, ¡Buf, seguro que no es para tanto!. Ja!!! me equivoqué de pleno. Es para eso y mucho más.
Tanto, que os puedo asegurar que, meses después de haberlo leído, el torrente de emociones sigue recoriendo mi cuerpo.
Os digo que lloré, que reí, que sufrí, que me emocioné, que me excité (sí, sí, como habéis oído)
Este libro, y toda su saga, son adictivos, y, como se comentó en un blog, si la lectura fuera una droga, esta saga estaría penada por ley.
Por mucho que tú quieras, no hay manera ni humana ni inhumana de dejar de leer. Es imposible dejar el libro sobre la mesa y decir "mañana sigo". ¡Ja! eso no te lo crees ni tú. y lo mejor de todo esto es su autora, Lena Valenti, a la que tuve el placer de conocer atrevés de una red social. Un mujer increíble, encantadora, sencilla y apasionada de la lectura y de su trabajo. Una mujer que no ha recibido el reconocimiento que se merece en este país (la grima y mala leche que me entra cuando veo que se le hace más caso a niñitos como el Justin Bieber ese, o como leches se llame, que a una grandisíma autora española).
Pero a pesar de que ni las autoridades, ni los medios de comunicación, le han dado a Lena Valenti y a la Saga Vanir dicho reconocimiento, para su inumerable batallón de seguidores, de fans y de creyentes en ella, Lena es la Diosa de la Escritura, de la Novela Romántica Adulta, y todos y cada uno de nosotros nos arrodillamos ante ella, le suplicmos e imploramo sque jamás deje de escribir, que jamás deje de ser como es. Porque Lena es grande, muy grande, y siempre contará con el apoyo incondicional de sus fans y lectores.



Un beso, un abrazo y un mordisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario